Elegir una buena localización del negocio es fundamental.

20120916-221241.jpg

La ubicación de un negocio determina en gran medida su clientela, su duración y, en resumen, su éxito: hay que considerar que si bien es cierto que una apropiada localización ayudar a paliar algunas deficiencias administrativas que existan, una ubicación inadecuada afectaría gravemente a la gestión, incluso del comerciante más hábil. Así pues, una de las primeras tareas del emprendedor será conocer cuál será el lugar idóneo para llevar a buen puerto su negocio.

Ray Kroc, legendario promotor de McDonald’s, decía “Los tres elementos esenciales para alcanzar el éxito en un negocio son: ubicación, ubicación y ubicación”. Esta frase es perfectamente ilustrativa de la importancia de elegir el emplazamiento adecuado para llevar a cabo un proyecto empresarial.

Ahora bien, ¿qué es un buen local? En líneas generales, puede decirse que un buen local es aquel que maximiza la capacidad de un negocio para atraer clientes
Antes de tomar una decisión conviene no precipitarse antes de empezar con la licencia de apertura: es absolutamente necesario analizar antes varias opciones, y si ninguna responde a un emplazamiento óptimo, aguardar a que surja una opción mejor, por la relevancia para el futuro éxito de la empresa, todo local susceptible de convertirse en lugar para nuestra idea de  negocio debe someterse a un estudio detallado, no tecnicos ya que estos se analizarán en la licencia de apertura, basado principalmente en cuatro puntos:

• La clientela. De nada sirve tener una muy buena idea de negocio en un local céntrico de una capital, si nuestra clientela potencial no se mueve en las inmediaciones. Además, aspectos como una constante afluencia peatonal y de vehículos, así como las facilidades de acceso al establecimiento serán decisivas. Si el cliente necesita realizar un largo desplazamiento a pie para llegar, o si tiene dificultades para estacionar su automóvil, elegirá otra opción más cómoda.

• La competencia. No conviene descartar de antemano un local por el simple hecho de que cuente ya con un competidor cercano. Existen comercios que, debido a su propia naturaleza, son más productivos cuando se encuentran rodeados de competidores. Esto ocurre especialmente con aquellas mercancías cuya compra se produce tras una comparación por parte del cliente (muebles, ropa, calzado, aparatos domésticos…).

• El contrato de arrendamiento. Es importante negociar el coste del alquiler antes de comenzar con la licencia de apertura, pues éste puede convertirse en un importante elemento para alcanzar la rentabilidad, sobre todo en los inicios del proyecto. Por ello es oportuno tener en cuenta ubicaciones comerciales secundarias, cuyo precio será inferior que en las vías principales, y donde el flujo peatonal puede ser igualmente interesante.

• El propio local. Es preciso que sea un espacio adecuado para el tipo denegocio que se va a desarrollar, con posibilidades de ampliación y cuya necesidad de obra civil no sea excesivamente costosa. Ver el siguiente post ¿Es tu local adecuado?

Vía:  emprendepyme.net y el blog de los emprendedores.